Hábitos,  Lifestyle,  stress

Hablemos del STRESS

El estrés es un estado de tensión física o emocional que proviene de situaciones o pensamientos que te hacen sentir frustrado(a), irascible o excitable. El estrés es la reacción de tu cuerpo a un desafío o demanda; algo muy común en estos días.

Con este concepto, podríamos estar de acuerdo que, si logramos controlar, fortalecer y modificar las reacciones de nuestro cuerpo físico, nuestras emociones y pensamientos, podríamos reducir o hasta ¡liberarnos! los efectos que tiene el stress.

Y acá viene la fórmula mágica: Prioriza tu salud mental, física y emocional

En nuestra vida, muchas veces no logramos entender que somos seres integrales. Le damos foco a solo algunas cosas que creemos son importantes, y descuidamos otras. Vamos a ir por cada uno de estos aspectos y te indicaré como los puedes ir implementando en tu vida.

La Mente: Sabemos muy bien como entrenar la mente para el conocimiento – estudiamos una carrera, nos formamos para un oficio, sin embargo, no sabemos cómo cuidar nuestra salud mental a través de nuestros pensamientos, esos que después nos llevan a emociones y luego a ciertos resultados.

Es muy importante no quedarte en los pensamientos negativos. Es clave para no darles poder. Si te quedas allí, generas una historia, que se va complicando y es solo tu imaginación. Acepta el pensamiento y analízalo. ¡Se consciente! Para lograr esto es indispensable que incrementes tu capacidad de observación sobre ellos. El solo hecho de prestarles atención ya permite comenzar a canalizarlos y abordarlos de formas más positivas.

El cuerpo y tu salud física: tu cuerpo es tu templo, el hogar de tu ser, con el que te mueves, con el que respiras, con el que vas al trabajo. Puedes tener una mente brillante, ser una super mamá, el mejor de tu promoción, pero si tu salud física no es buena, no podrás llegar muy lejos. ¿Cómo cuidas tu salud?, ¿Cuánto tiempo le dedicas?

Desafortunadamente estas dos últimas preguntas a veces no tienen la respuesta adecuada. Hay dos hábitos muy importantes para poder responderlas correctamente: alimentación y movimiento:  

  • Alimentación: Este consejo puede parecer algo raro, pero es transformador. Según Hipócrates: ‘Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina’. Este es un hábito que siempre he cuidado. Llevo una alimentación pescetariana desde los inicios de mi carrera, y poco a poco he ido incorporando nuevos hábitos alimenticios críticos para mantener niveles de energía altos. Para que tu mente y tu cuerpo trabajen con precisión, es necesario que cuides de tu alimentación. Quizás dirás que no sabes o no tienes tiempo de alimentarte sanamente, pero nuevamente son escusas. La alimentación saludable es una alimentación basada en productos naturales (evitar todo lo procesado), bajar el consumo de azúcar o eliminarla completamente, tomar mucha agua y saber manejar los antojos adecuadamente. La regla del 80-20. 80% del tiempo tomas buenas decisiones para tu salud y un 20% del tiempo puedes ser permisivo (ocasiones especiales). Este tema es muy amplio, pero si cumples con lo anterior, ya estarás haciendo cambios profundos.
  •  Movimiento: Observa que no hablo de ejercicio, sino de movimiento. Por supuesto que el ejercicio es bueno, pero si aún no haces nada y no es parte de tu rutina, debes comenzar por moverte. Pon un recordatorio en tu celular cada hora, para que hagas una pausa activa. Camina diariamente, toma las escaleras. Todos estos consejos los has escuchado muchas veces. ¿Pero los haces?

Un cuerpo bien alimentado (no es solo comer, sino darles a las células la nutrición que necesitan para funcionar) y que puede moverse sin dificultad, es un cuerpo que se mantendrá sano y podrá acompañarte en todas las exigencias de una carrera exitosa. Ya hablamos de tu mente y de tu cuerpo. Pero recuerda, la fórmula mágica incluye algo más…

Tus emociones: las emociones son resultados de tus pensamientos, del entorno, de amenazas. Cada persona reacciona de manera diferente a las emociones dependiendo de sus experiencias anteriores. No quiero acá decirte que debes contralar todas tus emociones, pero si es importante que aprendas a manejarlas. Siempre tenemos la posibilidad de elegir como reaccionar ante cada situación. Hay dos formas muy importantes para fomentar emociones más saludables:

  • Meditar: ¡Si! Meditar. No es nada esotérico, ni come flor. Está comprobado que meditar mejora de la salud emocional y aumenta la felicidad. Hay muchas formas de meditar, internet está lleno de información al respecto. Yo lo hago cada mañana. Puedes comenzar con solo 5 minutos e ir incrementando a medida que lo vayas disfrutando cada vez más. Meditar te trae un estado de paz interior que, con el tiempo, te hace menos reactivo y te permite ver los acontecimientos con otra visión.
  • Respirar: Eso de contar del 1 al 10, es efectivo. Pero eso lo puedes hacer en un momento de tensión. Hay muchas técnicas de respiración. Las que te ayudan a dinamizarte, conteos más altos de inhalación y menores de exhalación, o al contrario a relajarte donde la exhalación es más prolongada. La razón es sencilla. Cuando inhalas introduces más aire, el cuerpo se oxigena, cuando exhalas, te relajas. Prueba cuando estés muy estresado el respirar profundamente en 3 tiempos y exhala todo por la boca. Repite 3 veces. Verás cómo cambia completamente tu nivel de estrés.

Por supuesto que manejar el stress conlleva muchos cambios y trabajo interno. Los que te mencioné son algunos que puedes priorizar. Para llevar una vida llena de salud, debes contemplar tu salud mental, física y emocional. Solo así podrás tener la energía que requieres.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *